martes, 17 de enero de 2012

278.- La invención del Semáforo




Semáforo

Los semáforos son dispositivos de señales que se sitúan en intersecciones de calles, pasos de peatones y otros lugares para regular el tráfico de vehículos y el tránsito de peatones.

Etimología

La palabra es la palabra "semáforo" es de origen griego: σῆμα, señal, y ‒́foro, llevar, es decir, semáforo es lo que "lleva las señales".
En castellano, desde hace siglos, se llamaba semáforos a las torres de señales que se extendían por todo el territorio, desde las que por medio de señales ópticas (luces de noche, banderas de colores de día) se comunicaban las noticias importantes, más deprisa que con caballo al galope.
También a las estaciones desde las que se trasmitían las señales del telégrafo óptico establecido en las costas y en los puertos y cuyo objeto era dar a conocer las llegadas y las maniobras de los buques que venían de alta mar o navegaban a la vista o bien darles a conocer avisos urgentes por medio de bolas o de banderas o recibirlos de ellos. El semáforo consistía en un elevado mástil en el cual los vigías efectuaban las señales por medio de travesaños con la expresadas bolas o bien con banderas y si era de noche, con linternas. Por lo general, los semáforos estaban en comunicación con las estaciones telegráficas cercanas.

Animación que poseen algunos semáforos modernos.

Actualmente un semáforo es un dispositivo mecánico o eléctrico que regula el tráfico de vehículos y peatones en las intersecciones de caminos. El tipo más frecuente tiene tres luces de colores:
Verde (2), para avanzar, puesto que no hay obstáculos.
Rojo (1), para detenerse inmediatamente
Amarillo o Ámbar (3) como paso intermedio del verde a rojo, o precaución si está intermitente
El amarillo tiene un significado distinto si está intermitente (pasar con precaución) o si está fijo (detenerse, si la velocidad que llevemos nos lo permite con seguridad).

Historia

El primer semáforo utilizado para el tránsito fue el que se instaló frente al Parlamento del Reino Unido, en Westminster; obra del ingeniero J.P. Knight, especialista en señales de ferrocarril. Aunque aún no existía el automóvil, los parlamentarios se quejaban de que no podían cruzar la calle debido al tránsito de los carros. El aparato empezó a funcionar el 10 de diciembre de 1868 e imitaba a las señales de ferrocarril: usaba solo las luces de gas rojas y verdes por la noche y era una columna de hierro de más de seis metros de altura. Dos zumbidos señalaban que el tráfico que podía avanzar era el de la avenida y un sólo zumbido indicaba que era el tráfico de la calle. El 2 de enero de 1869 dejó de funcionar debido a que una de las lámparas de gas estalló hiriendo a un policía. Se colocó entonces uno nuevo, más seguro, que funcionó hasta 1872. Hasta la invención del automóvil no fue necesario, y sólo entonces se retomó la idea.
El 4 de agosto de 1914 se instaló el primer semáforo "moderno", en Cleveland, Estados Unidos inventado por Garrett Augustus Morgan. Gestionaba el tráfico entre la avenida Euclid y la calle 105 Este contaba con luces rojas y verdes, colocadas sobre unos soportes con forma de brazo. Además incorporaba un emisor de zumbidos como su antecesor inglés. El sistema cambió pocos años después y se sustituyó el zumbador por una tercera luz de color ámbar. Los primeros semáforos de tres luces aparecieron en 1920 en las calles de Detroit, Estados Unidos, en semáforos de cuatro direcciones5 y en Nueva York, donde se pusieron a prueba en la Quinta Avenida. En esa ciudad, meses más tarde, los semáforos entraron oficialmente en servicio. Sólo dos años después empezaron a funcionar de forma automática en toda la isla de Manhattan. Y en 1953 aparecieron los primeros semáforos eléctricos. Ocho años más tarde, en el 1961, se agregó en Berlín, un dispositivo que regulaba la circulación de los peatones.

Semáforo peatonal en Francia.


Elección de colores

El motivo por el que se eligieron el color rojo y el verde para la regulación del tráfico es que se heredaron del mundo del ferrocarril que a su vez las había heredado del marítimo. Desde siglos atrás, los barcos utilizaban un código de colores para señalar el derecho de paso (código de colores que se sigue usando hoy en día y, ahora también, en las alas de los aviones): rojo a babor y verde a estribor. De este modo, si dos barcos se acercan el uno al otro perpendicularmente; uno de ellos ve la luz roja en el babor del otro, que se le acerca por la derecha, y el barco que viene por la derecha ve la luz verde en el estribor del otro barco. El timonel que veía la luz roja sabía que debía ceder el paso al otro barco, y el que veía la luz verde sabía que podía continuar sin problemas.

Componentes

El semáforo está formado por los siguientes componentes:
Cabeza: Es la armadura que contiene las partes visibles del semáforo. Cada cabeza contiene un número determinado de caras orientadas en diferentes direcciones.
Soportes: Los soportes son las estructuras que se utilizan para sujetar la cabeza de los semáforos de forma que les permitan algunos ajustes angulares, verticales y horizontales.
Cara: Son las distintas luces de las cuales están formados los semáforos. En cada cara puede haber desde dos luces hasta más de tres, siendo la de tres luces las caras más usuales.
Lente: Es la parte de la unidad óptica que por refracción dirige la luz proveniente de la lámpara y de su reflector en la dirección deseada. Este elemento desaparece en los nuevos semáforos de LEDs.
Visera: Es un elemento que se coloca encima o alrededor de cada una de las unidades ópticas, para evitar que, a determinadas horas, los rayos del sol incidan sobre éstas y den la impresión de estar iluminadas, así como también para impedir que la señal emitida por el semáforo sea vista desde otros lugares distintos hacia el cual está enfocado. Como el caso de las lentes, esta parte está desapareciendo ya que los nuevos semáforos de LEDs iluminan de mejor forma que los antiguos.
Placa de contraste: Elemento utilizado para incrementar la visibilidad del semáforo y evitar que otras fuentes lumínicas confundan al conductor.

Semáforos actuales


Semáforo actual LED

Los semáforos han ido evolucionando con el paso del tiempo y actualmente (2009) y debido a su rentabilidad, se están utilizando lámparas a LED para la señalización luminosa , puesto que las lámparas de LED utilizan sólo 10% de la energía consumida por las lámparas incandescentes, tienen una vida estimada 50 veces superior, y por tanto generan importantes ahorros de energía y de mantenimiento, satisfaciendo el objetivo de conseguir una mayor fiabilidad y seguridad pública. Entre las mayores ventajas que tienen las señales luminosas con LED figuran:
Muy bajo consumo y por tanto ahorran energía.
Mayor vida útil de las lámparas.
Mínimo mantenimiento.
Respeto por el medio ambiente.
Simple recambio.
Unidad óptica a prueba de luz solar y Alto contraste con luz solar.
Señalización luminosa uniforme.
Evita el fundido de las luces, al estar formadas estas por una matriz de diodos (como en la primera foto^^); por lo que en ese caso solo lo harán unos cuantos diodos y no todo el conjunto, de forma que el semáforo nunca se apagará por un fallo de este tipo.
Mayor seguridad vial.
Se pueden cambiar la imágenes fácilmente (ej, en Madrid durante el día de la mujer añadieron falda a los muñequitos)
Animaciones como peatón moviéndose, cuentas atrás, etc.
Su bajo consumo permite que funcionen automáticamente mediante una batería durante cierto tiempo.
Precaución a los peatones
Incorporación de sonidos intermitentes cuando el muñeco verde esté parpadeando para ponerse en rojo. Actualmente se utiliza una voz grabada con el nombre de la calle para que un peatón ciego no se pueda confundir con otros semáforos cercanos e incluso con los cantos de canarios, como sucedía con los primeros semáforos con este sistema.
La óptica de LED está compuesta por una placa de circuito impreso, policarbonato de protección, casquillo roscante E-27, todos estos elementos están integrados sobre un soporte cónico. El circuito impreso, policarbonato de protección y envolvente cónica, poseen orificios de ventilación para facilitar la evacuación de calor de su interior.
Aunque los diodos LED ofrece multitud de ventajas respecto a las bombillas tradicionales uno de sus mayores inconvenientes es que no soportan bien los cambios bruscos de energía, que es lo que ocurre cuando se encienden o se apagan cada una de las luces del semáforo, ya que además cada luz debe apagarse rápidamente para no provocar confusión con el resto de las luces, lo que provoca que algunos diodos se fundan.
Desde hace algunos años se viene utilizando la tecnología inalámbrica en los semáforos, después de que los semáforos inteligentes no hayan llegado a funcionar todo lo bien que se esperaba. En varias ciudades de España los medios de transporte y los de emergencia incorporan equipos informáticos emisores y receptores digitales de señales de radio de muy corto alcance. Estas unidades permiten que cuando el vehículo que las porta se acerca a un semáforo equipado con otro equipo ambos dispositivos se conectan entre ellos y después de verificar el código de autorización los semáforos que regulan la intersección se coordinan para dar vía libre al autobús o ambulancia, consiguiendo de esta forma un tráfico fluido del transporte público o el paso de una ambulancia en servicio de forma segura en los cruces. Aunque no es una tecnología muy extendida posiblemente vaya creciendo su uso, según los resultados que se vayan obteniendo en el futuro.

Los semáforos en distintos países

La forma de interpretar sus indicaciones pueden variar de un país a otro. El semáforo más común es el que tiene tres luces: roja, ámbar –a veces llamada amarilla- y verde. Cuando se ilumina, el rojo indica a los vehículos y a los peatones que paren, el ámbar que estén alerta, y el verde que pueden continuar. El estándar universal –los semáforos en vertical- es que el ámbar esté en el medio, el rojo arriba y abajo el verde. En los semáforos horizontales, el rojo está a la izquierda del verde. Sin embargo, los estándares se aplican según la conducción de los países.
Cada país tiene diferentes reglas de circulación, incluyendo cómo interpretar los semáforos. Por ejemplo, en algunos países, una luz amarilla indica a los motoristas que pueden continuar conduciendo si la carretera está vacía, dando vía libre a los peatones y a los vehículos de las carreteras perpendiculares intersectantes.

Semáforo de Tianjin

En algunos países, justo antes de que la luz cambie a verde, la luz roja y la luz ámbar están encendidas. Los semáforos de Austria, Israel y México utilizan una luz verde previa a la luz ámbar. En el Reino Unido, Nueva Zelanda y Canadá, el ámbar significa oficialmente «stop», pero en la práctica es una preparación al «stop». En Rusia, Serbia, Austria, Israel y algunas partes de Canadá y México, se ilumina la luz verde durante unos segundos antes de que aparezca el ámbar. La señal de luz ámbar sin los otros colores se utiliza en el Reino Unido, Irlanda y Australia. También se utiliza en Serbia y en los EE.UU. para señalar los lugares donde hay que poner atención. En Canadá, la luz ámbar significa «conduce con atención» y normalmente está combinada con la luz roja en intersecciones de cuatro vías. En algunos países de Asia, como Tailandia, la luz ámbar indica que un vehículo debe proceder con caución en un cruce de caminos en el que las señales sólo funcionan en periodos ajetreados.
En Tianjin se encuentra un semáforo que funciona de la siguiente manera: cuando la barra está en rojo, hay que parar. Después, la barra empieza a hacerse pequeña y muestra cuanto tiempo va a permanecer roja. El rojo parpadea y desaparece y la barra se vuelve verde. El verde se reemplaza por el color amarillo, que permanece unos segundos. La barra parpadea y el amarillo desaparece dando paso al color rojo.

Curiosidades

El 4 de agosto de 1914 se instaló el primer semáforo "moderno", en Cleveland, Estados Unidos. Gestionaba el tráfico entre la avenida Euclid y la calle 105 Este. Contaba con luces rojas y verdes, colocadas sobre unos soportes con forma de brazo. Además incorporaba un emisor de zumbidos como su antecesor inglés
En 1926, se instaló el primero en Madrid convirtiéndose en el primer semáforo de España, entre las calles del Barquillo y Alcalá.
Valencia, es la ciudad con más semáforos por habitante. Más semáforos pero hace falta rapidez para cruzarlos. La ciudad de Valencia es una de las que dispone de mayor número de intersecciones reguladas por ciudadano: uno por cada 750 habitantes. El promedio es significativamente más alto que el de Madrid (uno por cada 2.700) o el de Barcelona (uno por cada 2.000). El millar de cruces "semaforizados" en la ciudad es exactamente el doble del de Zaragoza (502) y cinco veces más que el de Bilbao (198).
El alegre hombrecillo verde o rojo de los semáforos, conocido en Alemania como 'Ampelmann', fue introducido por las autoridades comunistas en la Alemania del Este y desde la caída del muro de Berlín hace 15 años se ha convertido en un fenómeno de marketing. Los semáforos del oeste de Alemania y en el oeste de Berlín normalmente usan el estándar de la figurilla masculina.
El 5 de abril de 2008, el Ayuntamiento de Jaén (España) instaló el primer semáforo feminista, un «primer paso» igualitario en la señalización, pues la tradicional silueta 'andante' cambia el pantalón por la falda. El nuevo semáforo se encuentra en el cruce del Paseo de la Estación con la Plaza de Jaén por la Paz, frente a la estación de Adif.
Palma de Mallorca se ha convertido en la primera ciudad de España en contar en sus calles con un semáforo dotado con un mando a distancia que permite que se encienda sólo cuando lo necesita una persona ciega. El semáforo, que se encuentra ubicado en un paso peatonal de la calle Manacor, frente a la sede de la ONCE en Baleares, fue inaugurado el 3 de marzo de 2008 por la alcaldesa de Palma, Aina Calvo, el delegado territorial de la ONCE, Ramón Garrido, y la vicepresidenta tercera del Consejo General de la organización, Yolanda Martín. Este nuevo aparato semafórico "único en España", según recalca la ONCE en un comunicado, funciona cuando una persona con discapacidad visual lo activa gracias a un mando a distancia especial, momento en el que el semáforo emite una señal para informar al usuario de que ha recibido la orden y se pone en rojo para los vehículos. Transcurridos tres segundos, el semáforo comienza a emitir una señal sonora que indica a la persona ciega que ya puede cruzar el paso de peatones con seguridad durante alrededor de 30 segundos. Una vez que haya cruzado la persona el semáforo dejará de emitir la señal sonora y, al cabo de dos segundos, se apagará la luz roja para los vehículos y se reactivará la secuencia normal del semáforo para controlar la circulación.
El día 6 de marzo de 2006, el tráfico de la Ronda de la Muralla de Lugo protagonizó una iniciativa de la artista uruguaya Luz Darriba. Los 'muñequitos' de los 72 semáforos de la Ronda de la Muralla que regulan el paso de peatones vistieron falda en homenaje a la mujer trabajadora. Los semáforos cambiaron su fisonomía con el objetivo de "advertir de la ausencia de representación femenina en las calles y en la práctica urbana, donde se opta como símbolo de universalidad por la imagen masculina", explica Luz Darriba, impulsora de esta iniciativa en colaboración con el ayuntamiento y la Policía Local.
El primer semáforo de Argentina alimentado por energía solar y controlado en forma inalámbrica a través de Internet funciona desde el 15 de diciembre de 2008 en un cruce de la avenida del Libertador y 9 de Julio, en el centro de San Isidro. El aparato cuenta para la iluminación tortas de leds (diodo emisor de luz), de menor consumo que los convencionales, y es capaz de detectar la cantidad de vehículos presentes y modificar en forma automática la duración de la luz verde de cada una de las arterias. Aseguran que tiene un consumo 90 % inferior que el de los semáforos convencionales, y una durabilidad superior por lo que le permitiría un importante ahorro en su mantenimiento al país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada